Imprimir
Categoría: Venezuela

VenezuelaEl Gobierno Bolivariano está decidido a “limpiar a PDVSA” de las mafias y recuperar la industria petrolera cuyo principal enemigo parece no estar fuera sino dentro de su estructura. Ayer, el fiscal general de la República, Tarek William Saab, anunció la detención del expresidente de Petróleos de Venezuela, Eulogio del Pino, y el exministro del Poder Popular para el Petróleo, Nelson Martínez.


A Martínez se le vinculó con el caso de la firma de contratos fraudulentos de deuda por parte de la exdirectiva de la filial de la petrolera venezolana en Estados Unidos, Citgo Petroleum Corporation, con empresas extranjeras, los cuales contaron con el aval del exministro, a espaldas del Ejecutivo Nacional. Por su parte, Eulogio Del Pino es investigado por el caso de sabotaje en la empresa mixta ruso-venezolano PetroZamora, que según destacó Saab, arrojó la pérdida de 15 millones de barriles en el período de 2015-2017.

Saab advirtió de la existencia de un cartel delictivo dentro de PDVSA y refirió que estas detenciones obedecen al desmantelamiento de esas mafias.
Mientras, el nuevo ministro del Poder Popular de Petróleo, Manuel Quevedo, y presidente de PDVSA, participaba en la conferencia 173 de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena, donde Venezuela se prepara para recibir en 2018 la presidencia alterna del cónclave petrolero. La participación de Quevedo transmitió confianza en un momento en el que la cruzada anticorrupción en Pdvsa genera ruido en el mercado petrolero. Del Pino era una suerte de “canciller” del petróleo en los últimos años y fue el representante de Venezuela en las reuniones claves entre países Opep y no Opep para alcanzar el actual acuerdo petrolero de recorte de producción para estabilizar el mercado.

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.