Imprimir
Categoría: Venezuela

VenezuelaLa ultraderecha proimperialista venezolana sufrió una nueva derrota tras el 15 de octubre. Luego de tratar de impedir que se cumpliera el orden constitucional al “prohibir” a los cinco gobernadores opositores electos cualquier interacción con la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), fracasaron de nuevo.

Este lunes, cuatro gobernadores pertenecientes al partido Acción Democrática (AD) tomaron ayer juramento ante la ANC; solo se rehusó a hacerlo el gobernador electo del Zulia, Juan Pablo Guanipa, del partido Primero Justicia (PJ).

El poder originario emitió un decreto constituyente publicado en la Gaceta Oficial número 41.259 del 18 de octubre, según el cual los gobernadores electos que no prestaran juramento previo ante la Asamblea Nacional Constituyente no podían ser proclamados por los consejos legislativos en sus estados.

Una vez más queda en evidencia que en la casi extinta Mesa de la Unidad Democrática (MUD) están presentes sectores afines a la socialdemocracia que no respaldan la posición de la ultraderecha encarnada principalmente por Primero Justicia y Voluntad Popular (VP), que sostienen la tesis de desestabilizar al país por cualquier medio para allanar el camino hacia una intervención extranjera.

Esta juramentación es un enorme paso para la vuelta a la institucionalidad de una buena parte de la dirigencia opositora, ya que el partido socialdemócrata AD se alzó con cuatro gobernaciones de las 23 en disputa.

La semana pasada, los cinco gobernadores electos por los partidos de la MUD se reunieron para llegar a “acuerdos”. En rueda de prensa conjunta, aseguraron que actuarían en bloque. Sin embargo, eso no sucedió.

Y es que mientras los sectores de la ultraderecha, en la vocería de Guanipa de Primero Justicia, aseguraban que bajo ningún concepto se subordinarían a la ANC, otras voces, como la del gobernador de Nueva Esparta, Alfredo Díaz, llamaron a reconsiderar esta posición por el bien de la estabilidad democrática y para no perder un espacio de poder ganado por la vía del voto.

Pero los radicales insistían. Luego de varios debates en los que, tal y como lo evidencian los hechos, no se llegó a una posición común, los gobernadores de AD prestaron ayer juramento ante la ANC.

Mientras esto ocurría, Guanipa se trasladó hacia la Asamblea Nacional (AN) en desacato para ratificar su posición anticonstituicional: “Por amor al Zulia y Venezuela, con coherencia y dignidad no nos juramentaremos ante la fraudulenta ANC”.

De inmediato recibió el respaldo de quienes apuestan por el caos político para “derrocar” al Gobierno Bolivariano. De este modo, Henrique Capriles escribió en su cuenta en Twitter: “Nuestro amado Pueblo zuliano tiene que sentirse orgulloso de la talla de Gobernador que eligió a Juan Pablo Guanipa. Principios y coherencia valen!”.

También María Corina Machado se pronunció de inmediato, tildando de “traidores” a Laidy Gómez, Alfredo Díaz, Ramón Guevara y Antonio Barreto Sira, quienes se juramentaron ayer ante la ANC.

"Un gobernador NO PUEDE reconocer -ni directa, ni indirectamente- a la constituyente cubana. Eso sería traicionar la lucha ciudadana", escribió Machado en su cuenta de Twitter esgrimiendo nuevamente su posición anticomunista y xenófoba.

El dirigente de VP, Freddy Guevara, uno de los principales promotores de las acciones vandálicas durante la violencia terrorista suscitada entre abril y junio por la derecha con el objetivo de derrocar al presidente Nicolás Maduro, expresó: “Posición de la Unidad se decidió y comunicó hace tiempo: NO juramentarse ante ANC. Los gobernadores que se juramentaron se apartaron”.

“Queda de todos acompañar al pueblo de Zulia y Guanipa en la lucha que viene. Cuenten con nosotros! Fuerza, fuerza, fuerza y fe”, dijo Guevara en lo que pudiese significar un preludio de la búsqueda de una nueva ola de violencia guarimbera en la región zuliana.

El alcalde de Baruta y jefe de campaña de la MUD para el fracaso en las elecciones regionales, Gerardo Blyde, criticó y rechazó a los juramentados y respaldó la posición de Guanipa.

Andrés Velasquez‏, quien se queda sin respaldo en su denuncia poco contundente de supuesto fraude en Bolívar, indicó: “Los gobernadores que se arrastraron ante ilegitima e inconstitucional ANC, merecen el mayor repudio nacional. AD, no puede lavarse las manos de esta absurda decisión. AD es responsable de esta insensatez que burla un sentimiento nacional”.

Otras voces que apoyaron los crímenes de odio y la violencia fratricida pidieron la expulsión de AD y de la MUD de los mandatarios regionales. Incluso, en las redes, la denominada “resistencia” pidió a Estados Unidos incluirlos en la lista de funcionarios del Gobierno venezolano sancionados por la administración Trump.

La juramentación de cuatro de los cinco gobernadores de la oposición electos el pasado 15 de octubre, echa por tierra cualquier intento de deslegitimar el Poder Electoral y la institucionalidad democrática en Venezuela.

El argumento del ala belicista de la admnistración Trump y sus aliados de la OTAN de que no hay democracia en Venezuela también pierde peso.

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.