23 | 05 | 2019

Trabajadores de todas las modalidades de las formas de gestión no estatal estuvieron representados, por primera vez en la historia del movimiento sindical cubano, en una de las comisiones de trabajo que sesionó en la tercera jornada del XXI Congreso Obrero, con sede en el Palacio de Convenciones de La Habana.

La cita estuvo presidida por los miembros del Buró Político del Partido Salvador Valdés Mesa, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y Mercedes López Acea, también miembro del Secretariado del Comité Central, así como por altos funcionarios de los ministerios de Comercio, Trabajo y Seguridad Social y Economía y Planificación, entre otros.

Entre los planteamientos debatidos sobresalieron la necesidad de viabilizar gestiones en la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) y de la revisión de medidas en torno a la entrada de mercancías desde el exterior por parte de titulares con capacidad de importación, así como cuestiones relacionadas con los créditos bancarios y la seguridad social de los trabajadores del sector.

Salvador Valdés Mesa se refirió al municipio como estructura fundamental donde operan los órganos rectores del Trabajo por Cuenta Propia (TCP), y recordó que bajo la supervisión del Gobierno la dirección del municipio tiene la potestad para disponer e interpretar las normas que a nivel de país se establecen. «Los trabajadores por cuenta propia tienen que ser los primeros en la batalla por la disciplina fiscal, por la legalidad, por el conocimiento y respeto de las leyes», afirmó.

El Primer Vicepresidente destacó, además, que la gestión de las tierras en un 70 % corre de la mano del sector no estatal y suscribió la necesidad de estabilizar los insumos para el TPC en un mercado mayorista.

El cónclave también fue escenario del debate de uno de los asuntos que más dudas genera: la implementación de cuentas bancarias fiscales, obligatorias para determinadas actividades. ­Vladimir Regueiro Ale, viceministro de Finanzas y Precios, al intervenir en este tema también aludió a los regímenes especiales regulatorios para la seguridad social de los cuentapropistas.

Respecto a las cuentas fiscales, el directivo subrayó que en la actualidad este mecanismo tiene un carácter experimental y que resulta totalmente perfectible, aunque deviene un método necesario para verificar y controlar los índices tributarios de la actividad no estatal. A través de ellas –dijo– pueden corroborarse la declaración de ingresos y los gastos de los contribuyentes, y aportan a la licitud de las transacciones que se realizan en el sector.

Mari Blanca Ortega, directora de la ONAT, en respuesta a varias de las inquietudes del auditorio anunció la implementación de 33 medidas para revertir las subdeclaraciones y la evasión del fisco; asimismo señaló los esfuerzos que realiza la institución para viabilizar, desde el uso de las tecnologías, los trámites a realizar por los cuentapropistas con mayor frecuencia.

Otro punto relevante en el debate fue el de los créditos bancarios, los que han presentado un alza, según declaró Francisco Mayobre, vicepresidente primero del Banco Central de Cuba. El directivo explicó que estos se otorgan sobre la base del principio del análisis de riesgo, y que es necesaria una garantía para la seguridad financiera del banco. Actualmente la política sobre el tema se encuentra en revisión, en particular lo que compete a los esquemas de garantías.

Desde el sector de los transportistas, Jorge Peña, del sindicato de la agencia Taxi Cuba en Santiago de Cuba, se refirió a la vulnerabilidad laboral de los trabajadores con categoría de ayudantes, cuya contratación adolece de contrato que los proteja. Además, denunció la existencia de ilegales que practican esta actividad y entorpecen el trabajo de los agenciados.

Otros renglones de la gestión no estatal, como la construcción y la elaboración de alimentos, destacaron también el protagonismo de los trabajadores por cuenta propia en tareas de impacto nacional, como la revitalización de la capital tras el paso del tornado el pasado 27 de enero.
 

PARTÍCIPES FUNDAMENTALES DE LA BATALLA IDEOLÓGICA

La participación de los trabajadores en el control de los recursos es la única forma de ganar la batalla económica que hoy enfrenta el país. Así lo consideró Gladys Bejerano, vicepresidenta del Consejo de Estado y contralora general de la República, quien intercambió con los delegados del XXI Congreso de la CTC.

En la comisión dedicada a analizar la labor política-ideológica de la organización, así como los resultados del trabajo internacional, la Contralora expresó que el enfrentamiento al delito, la corrupción, la indisciplina y las ilegalidades es una pelea en la que debe crearse una verdadera alianza entre todos los factores dentro de los colectivos labores.

Advirtió que las auditorías y controles financieros a las unidades no podrán ser suficientes ni efectivos mientras existan problemas de desorden, descontrol y desvío de recursos. Su erradicación depende de la participación del colectivo laboral, dirigidos por su sindicato.

En la batalla económica, dijo, lo más importante son las personas que participan y sobre ellas debe haber un acercamiento político para alcanzar mayor compromiso y una conciencia plena en desarrollar un trabajo con calidad y sin desvíos de recursos.

Los debates de la comisión se iniciaron a partir de la presentación de un informe centrado en buscar consenso para desarrollar la economía del país apoyada en la ideología marxista-leninista, las ideas martianas, el pensamiento de Fidel y Raúl, y la historia de la Revolución Cubana.

Los delegados hicieron referencia a la necesidad de una preparación para dialogar y convencer a los trabajadores sobre cuál es su papel. También se pronunciaron por reformular la labor política e ideológica, a partir de una mayor participación de los trabajadores como protagonistas de la actualización del modelo económico y social.

Igualmente, convocaron a un apoyo solidario a los procesos de integración en la región de las Américas y el fortalecimiento de las relaciones internacionales y de cooperación con las organizaciones sindicales del mundo. Condenaron la Ley Helms-Burton, exigieron el levantamiento del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, y rechazaron la guerra no convencional contra la Revolución Bolivariana.

Presidieron el intercambio Víctor Gaute López, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; Consuelo Baeza Martín, miembro del Secretariado Nacional de la CTC; ministros y otros dirigentes del Partido y la CTC.

Fuente:

Partido Comunista de Cuba

Real time web analytics, Heat map tracking
Constitución de Cuba

Descargue aquí la nueva Constitución de la República de Cuba:

Constitucion Cuba

 

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.