Reproducimos un artículo de la página web de las FARC-EP (Segunda Marquetalia):

Hace algunos años escribimos un pregón para una versión fariana de la bella canción de Carlos Puebla, titulada Hasta Siempre Comandante, hecha en homenaje al Guerrillero de América, el inolvidable Ernesto Che Guevara.

Ese pregón, que en cierta manera quería responder a quienes en plena era de la globalización capitalista criticaban y cuestionaban la legitimidad de la lucha armada, decía así:

Frente el Che es felonía,

Criticar a aquel hermano

Porque marche, fierro en mano

Batiendo la tiranía

La estrella del comandante

Es Marquetalia y la Higuera

El combate en la trinchera

Es su fuego deslumbrante

Hoy, a 52 años del asesinato de nuestro Ernesto argentino, cubano, boliviano, nuestroamericano y universal, decimos que guardan plena vigencia esos sencillos versos insurgentes porque, plena vigencia siguen teniendo el pensamiento del Che, su humanismo y propósitos revolucionarios que, sin duda, tomaron como un elemento principal e incuestionable el legítimo derecho de los pueblos a la rebelión armada. Sobre todo, cuando es tan evidente que no cesa la tiranía del gran capital en su fase imperialista, destructora de los sueños y de la vida en el planeta.

Dice un viejo refrán popular, que nunca es tan oscuro como antes del amanecer; por ello los revolucionarios no deben perder jamás la esperanza en el mejor mañana, por adversas que parezcan las circunstancias, así a esas adversidades se sumen a veces las claudicaciones de ciertas izquierdas, que suelen celebrar como supuestos éxitos propios las reveses ajenos, porque ya se sienten comiendo de las migajas de la mezquina institucionalidad, o porque han renunciado al decoro que implica combatir contra el imperialismo que devora la esperanza de vida digna de los pueblos.

En las FARC-EP, tenemos convencimiento del estado actual de crisis del capitalismo, en el sentido de su decadencia irreversible y las posibilidades reales que ello brinda a la construcción necesaria de un sistema diferente.

Pero el carácter irreversible de la crisis del capitalismo como sistema global no nos invita a quedarnos esperando su deceso. No. Y ahí sí, no podemos perder de vista en esta fecha memorable y de homenaje al comandante Che Guevara, que del imperialismo no debemos confiarnos “NI TANTITO ASÍ”.

Al respecto, jamás olvidar lo dicho por la dirigencia de la Revolución cubana en la Segunda Declaración de la Habana “El deber de todo revolucionario es hacer la revolución. Se sabe que en América y en el mundo la revolución vencerá, pero no es de revolucionarios sentarse en la puerta de su casa para ver pasar el cadáver del imperialismo”.

Lo peor que podría ocurrirle a este mundo, es que el imperialismo se derrumbe solo, pues arrasaría consigo al conjunto de la humanidad. Asistiríamos, entonces, no al sepelio del imperialismo sino al sepelio de la humanidad. Lo cual da razones más que suficientes a los revolucionarios para persistir en la batalla por la emancipación y la libertad.

Finalmente, para un luchador de siempre, y en homenaje también a todos los guerrilleros heroicos que han entregado sus vidas por la paz con justicia social, el siguiente acróstico en décimas de amor y esperanza en el mañana.

Como una luz de alborada

Habitas el universo

Extendiendo en cada esfuerzo

Guerrillero tu mirada

Ungiéndonos camarada

El alma con tu calor

Vivo elixir del amor

Amasado en el crisol

Rutilante de ese sol

Altísimo de tu honor

Imposible es ignorarte

No marchar siempre contigo

Marcial soñador amigo

Ernesto, porque al pensarte

Más te vuelves el baluarte

O enseña de partisanos

Rebeldes que con su manos

Izan rojas banderas

Anunciando primaveras;

Mundos nuevos sin tiranos.

Hasta la victoria siempre!

Montañas insurgentes de Colombia, FARC-EP

Octubre 8 de 2019

Fuente:

Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo

Real time web analytics, Heat map tracking
Statistics

Today: 9268

Yesterday: 21129

Since 01/06/2005: 67781444

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.