Domingo, 21. Octubre 2018

Reproducimos un artículo de la página web de la Delegación de Paz del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para las negociaciones con el gobierno colombiano:

Si en algo ha sido insistente el Ejército de Liberación Nacional (ELN) a lo largo de su historia y, durante los diálogos que ahora mantiene con el Gobierno de Colombia, es que de nada sirve el silencio de los fusiles si no hay transformaciones de fondo que eliminen las razones que han ido provocando los alzamientos armados.

Pablo Beltrán, en el acto de instalación de la reanudación de los diálogos en La Habana, fue claro: “Las guerrillas existentes ahora podemos dejar de serlo, pero si no se producen las transformaciones de fondo necesarias, surgirán otras nuevas”.

Por eso, el comandante Bernardo Téllez tiene claro que, antes incluso de que se produzcan los cambios estructurales necesarios en el modelo económico, se precisa de transformaciones políticas básicas para que la construcción de la paz sea viable. Téllez se centra en los dos pilares, que para el ELN, marcarían la diferencia: la erradicación de la violencia de la política y la democratización real del país.

“La erradicación de la violencia de la política es un propósito estratégico en la construcción de la paz porque, precisamente, en ese ejercicio de la violencia en la política es que los de arriba, los que siempre han gobernado a Colombia, se han mantenido en el poder y han negado la posibilidad de que fuerzas alternativas, de las clases populares, puedan acceder al poder, ser Gobierno”, explica Téllez. Colombia lo vive de forma reiterada desde el nacimiento de la República: la violencia siempre fue el factor determinante para que las oligarquías, en alianza con otros poderes fácticos, mantuvieran –y mantengan- el control real de la vida política, económica, social….

“Habiendo hecho este cambio fundamental”, aventura Bernardo Téllez, “el segundo cambio que se desprende es que eso permita que haya transformaciones políticas, que de verdad profundicen los elementos de la democracia, que la participación del pueblo y de las mayorías en los grandes temas sea de verdad decisoria y, tenga incidencia en las decisiones de la política o de la economía que debe tomar el país. Estas transformaciones van a cimentar las bases sobre las que se va a construir el edificio de la paz, sin necesidad de sobresaltos o violencia, para que Colombia pueda decidir su destino político, económico o social en soberanía”, concluye el delegado del ELN en la Mesa de conversaciones.

Fuente:

ELN Delegación de Paz

Real time web analytics, Heat map tracking

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.