Imprimir
México

A pesar de que las calles del pueblo de Santa fe están más vacías que de costumbre, algunos pobladores siguen laborando en sus diversos empleos. Varios puestos siguen estando abiertos, los tianguis siguen vendiendo los días correspondientes, los camioneros aún cumplen con su ruta. Muchos de los habitantes están en confinamiento con el salario mínimo, atendiendo a sus hijos, prestando atención a las noticias de los medios de comunicación.

La preocupación por la pandemia está presente en los habitantes y las consecuencias sociales que puede traer. Los casos que han sido confirmados están cerca del pueblo de Santa fe, el martes 14 de abril “La Prensa” sacó un comunicado en que menciona que la alcaldía Álvaro Obregón tiene 105 casos positivos. A pesar de los datos mencionados, los patrones de muchos de los trabajadores residentes de Santa fe exigen que sigan laborando. Por lo cual, los habitantes del pueblo están expuestos. 

La explicación del gobierno federal “el crecimiento de la pandemia es exponencial y la necesidad de quedarse en casa para que no siga creciendo el número de casos” es un discurso que invisibiliza las condiciones de existencia de muchos obreros, la necesidad de laborar para poder satisfacer sus necesidades básicas. La existencia del estrés de la familia, la violencia intrafamiliar.

La alcaldía de Álvaro Obregón ha tomado diversas medidas mencionadas en Twitter, como la Jornada de Sanitización que ha sido llevado en Av. Santa Lucia, Centenario, Santa fe, Plateros, Av. Observatorio, con un horario de nueve a.m a tres p.m, sin embargo, en muchas calles de estas zonas no han presenciado esta acción. 

Así como talleres por Facebook como lo son los huertos en casa. Se reconoce el tiempo de ocio y el estrés que este puede ocasionar, aunque la clase proletaria en muchos casos está pensando más en cómo distribuir el salario para que alcance hasta la nueva fecha de pago, porque a pesar de que se han suspendido labores, clases escolares, muchas familias deben pagar colegiaturas, servicios.  

Las cifras tomadas del primer informe de labores de Layda Sansores Román del año 2019. Se reconoce que el 5.7% de la población de Álvaro Obregón es desempleada, y hay un incremento en el sector informal.

 La clase proletaria, el lumpemproletariado, son los más vulnerables. Muchas de las personas no tienen seguro médico, no obstante, el gobierno ha tomado medidas como la ampliación de la salud pública, pero hay que reconocer que ha sufrido recortes. La atención de este servicio es para el virus. Cabe mencionar que la salud pública es un derecho que no solo debe de ser recibido en tiempos de crisis. 

El 02 de abril han cerrado 338 plazas comerciales en las que se encuentran Samara, Patio Santa fe, Centro Comercial Santa fe, Sanborns, entre otras cadenas comerciales. Muchos empleados habitantes del poblado han sido afectados por estas medidas y los que aún siguen trabajando están en un riesgo. Los 120 tianguis, 7 mercados sobre ruedas, que están preocupados por las medidas que tomará el gobierno. 

Leyda alcaldesa de Álvaro Obregón da mensajes de solidaridad, mencionando que se impulsará el programa Mercomuna, tres quincenas con un apoyo de $350 en obregones (vales) para las familias que están inscritos en Liconsa. Despensas repartidas con un público en específico, madres solteras, adultos mayores, discapacitados. Esta ayuda no es llevada a toda la comunidad.

Quédate en casa es un golpe a la clase trabajadora y los sectores populares viven día a día con el temor de ser contagiado, de cubrir las necesidades básicas para la familia, mientras los burgueses ven como seguir aumentando su capital. El gobierno da mensajes de prevención sin saber la realidad que se vive en muchas colonias.

Fuente:

El Comunista – Órgano del Comité Central del Partido Comunista de México

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.