Imprimir
Cuba

alba tcpIntervención de Miguel M. Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en la conferencia virtual de alto nivel: Economía Pospandemia del ALBA-TCP, el 10 de junio de 2020, «Año 62 de la Revolución». (Versiones Taquigráficas–Presidencia de la República)

Estimado Presidente Nicolás Maduro Moros;
Distinguidos Jefes de Estado y de Gobierno;
Jefes de delegaciones;
Estimadas autoridades económicas de los países de la Alianza e invitados que nos acompañan:

Quiero empezar por agradecer al hermano presidente Nicolás Maduro Moros su convocatoria a esta Conferencia económica del ALBA-TCP.

Urge intercambiar experiencias y concertar posiciones para enfrentar juntos los efectos de la COVID-19, una pandemia que amenaza con profundizar significativamente la crisis multisectorial que sufren nuestras sociedades, en particular, en el ámbito económico.

Por más que se prevé una afectación global, nadie discute que quienes sufrirán más las consecuencias de la crisis son las naciones del Sur, porque al pesado lastre del subdesarrollo y el endeudamiento se añaden las medidas coercitivas unilaterales a las que algunos de nosotros estamos sometidos, en el contexto de un orden internacional injusto, que compromete el desarrollo sostenible de nuestros pueblos.

Desde principios de año asistimos a una dolorosa clase de Economía Política global.

Cada barco al que se le cerraron los puertos; cada avión que no encontró pista para aterrizar; cada persona contagiada a la que se le exigió dinero para tratamiento; cada especulación financiera para obtener con ventaja medicamentos o medios de protección que todos necesitan; cada solicitud de ayuda sin respuesta; cada muerto sin tumba conocida –tragedias todas sobre las que hemos sabido a través de los más diversos medios– es una expresión del egoísmo y la injusticia de modelos económicos de un sistema cuyo único fin es enriquecer minorías a costa del sufrimiento de las mayorías.

Increíblemente, el mundo superdesarrollado, el que roba cerebros y deslumbra con el brillo de producciones sofisticadas, se ha mostrado incapaz de emplear sus descomunales recursos en la construcción de un frente global contra una pandemia que solo puede ser enfrentada con dos fuerzas al alcance de todos: cooperación y solidaridad.

En naciones desarrolladas de la Unión Europea, que han sido terriblemente golpeadas por la pandemia, muchas personas hablan de separación del bloque porque sienten que la integración comunitaria no ha funcionado ante la emergencia. Lo que podría ser una fortaleza añadida para países económicamente fuertes, ha terminado siendo una debilidad en la percepción de varios ciudadanos, por carencias éticas fundamentales.

Hoy pueden verse claramente las diferencias entre gobiernos que han defendido y fortalecido al Estado como garante de estabilidad social y los que, empujados por las teorías neoliberales, lo achicaron recortando las prestaciones sociales, los servicios públicos de Salud y las investigaciones científicas.

China, con su eficaz respuesta a la epidemia en el país más poblado del planeta y sus aportes a la Organización Mundial de la Salud y a otras naciones, muestra la diferencia. Hasta aquellos que hablan despectivamente de un «virus chino» han sido favorecidos por la práctica solidaria de la gran nación.

En contraste, gobiernos que fueron supuestamente muy eficaces para integrar sus mercados, sus finanzas, sus tropas y hasta para organizar invasiones extrarregionales, fallaron en la articulación de esfuerzos para salvar a sus propios ciudadanos.

Hoy el mundo entero paga el precio de los abusos del capitalismo en su versión salvaje. El más cercano ejemplo lo ofrece América Latina, que se ha convertido en el epicentro de la pandemia, para revelarnos, en toda su crudeza, el costo de poner el destino de los pueblos en manos del mercado.

El modelo neoliberal, extendido en nuestra región, no ha podido atender las necesidades de la pandemia ni podrá enfrentar el escenario pos-covid-19. Los pueblos sometidos al fundamentalismo económico de derecha, hoy padecen los efectos de la reducción de los presupuestos destinados al sector de la Salud, a la protección social, a la investigación científica y a la formación de personal médico y paramédico.

La experiencia de estos meses nos confirma que, con una administración adecuada de la política fiscal y sin descuidar los equilibrios macroeconómicos, el Estado cumple un rol principal e indelegable en el deber de proteger, regular y proveer los medios necesarios para enfrentar la crisis, salvar vidas, mantener la vitalidad de la economía y al propio tiempo desarrollar programas de beneficio social.

Los pronósticos económicos son tan dramáticos como los datos diarios de la pandemia. La Cepal –como explicaba Alicia– prevé para el final de 2020 una caída del 5,3 % en la actividad económica de América Latina, con el consecuente deterioro de importantes indicadores sociales. La tasa de desempleo se ubicaría en torno al 11,5 %, mientras que la tasa de pobreza aumentaría hasta 4,4 puntos porcentuales y la pobreza extrema 2,6 puntos porcentuales, con respecto a 2019. Esto implica que la pobreza alcanzaría en América Latina, la región más desigual del planeta, al 34,7 % de su población, lo que equivale a 214,7 millones de personas, y la pobreza extrema a 13 %, es decir, 83,4 millones de habitantes.

Ojalá fueran solo números, pero hablamos de seres humanos: millones de personas que van a sumarse a las grandes masas de excluidos exacerbando los graves conflictos actuales.

Se ha paralizado buena parte del comercio y las inversiones y han disminuido los ingresos fiscales y el acceso a las fuentes de financiamiento como resultado de la parálisis económica que enfrentamos, la reducción de la demanda de servicios y de las exportaciones de nuestros productos. Adicionalmente, el turismo, actividad de gran importancia para varias naciones del área, se ha afectado notablemente por el necesario cierre de fronteras.

El momento y el sentido común imponen a la comunidad internacional dejar a un lado las diferencias políticas y, unidos, buscar soluciones mancomunadas, mediante la cooperación internacional y la imprescindible solidaridad.

La prioridad de nuestros gobiernos en la actual coyuntura debe dirigirse al fomento y desarrollo de la producción de alimentos, con énfasis en producciones locales que garanticen el autoabastecimiento y que demanden bajos niveles de importación.

Se requiere una mayor prioridad e inversión estatal en el sector de la Salud, avanzando en el acceso universal y gratuito de la población a los servicios básicos de salud.

Nuestro líder histórico, Fidel Castro, lo dejó dicho y escrito en innumerables pronunciamientos: «...en vez de invertir tanto en el desarrollo de armas cada vez más sofisticadas, los que tienen los recursos para ello debieran promover las investigaciones médicas y poner al servicio de la humanidad los frutos de la ciencia, creando instrumentos de Salud y de vida y no de muerte».

Cuba se salva y aporta a la salvación de otras naciones bajo esa filosofía. Los países del ALBA-TCP pueden hacer mucho. Debemos identificar las potencialidades de cada uno, en función de una integración económica regional que priorice la complementariedad, produciendo cada país lo que le resulte más competitivo e intercambiando bienes y servicios.

Cuba tiene la voluntad de impulsar y ampliar la colaboración en el frente de la Salud Pública, en el ALBA-TCP. Ofrecemos brindar asesoramiento para el enfrentamiento a nuevos retos en el campo epidemiológico, que puede ser mediante cursos y seminarios. Ofrecemos un ciclo de videoconferencias por expertos cubanos para transmitir su experiencia en el combate a la COVID-19 y a otras situaciones epidemiológicas, y ponemos a disposición de los países del alba al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí como consultor en esta materia.

Cuba pone a disposición del alba un enfoque médico innovador para el manejo de la covid-19, que tome en cuenta la prevención y potenciación de la inmunidad de los pacientes con sistema inmune disfuncional causado por el envejecimiento y comorbilidades; el tratamiento de la dificultad respiratoria causada por la tormenta de citoquinas en pacientes positivos al virus.

Cuba, además, propone el uso clínico de medicamentos biotecnológicos innovadores cubanos que han resultado favorables en tratamientos a pacientes cubanos, sobre todo críticos y graves de la tercera edad.

La solidaridad es indispensable y no ha faltado en estos años, pero urge perfeccionar las estructuras institucionales del frente económico del alba-tcp para establecer una agenda económica a corto y mediano plazos, diseñar incentivos y trabajar con mayor agilidad y flexibilidad en la identificación de oportunidades y proyectos conjuntos. Tenemos la voluntad política para llevarlo a cabo y la capacidad demostrada de cooperar y complementarnos, todo lo cual puede multiplicarse.

La «nueva economía real» precisa de un enfoque más productivo y menos inclinado a la actividad financiera. Los financiamientos han de canalizarse hacia la generación de bienes y servicios, propiciando que «se gane más produciendo, que moviendo el dinero».

Y ya que nuestros históricos adversarios la emprenden contra la concertación global tan indispensable hoy, nos corresponde promover y fortalecer el multilateralismo y apoyar la gestión de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud para coordinar una respuesta colectiva, única manera efectiva de ganarle la pelea a la pandemia.

Cuba ofrece, modestamente, las experiencias de nuestra estrategia nacional para superar los efectos de la covid-19 y, en paralelo, enfrentar la crisis económica que amenaza al mundo entero y será más grave para los que somos víctimas de bloqueos genocidas.

A pesar de la compleja situación que atravesamos, Cuba no ha renunciado a los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 por el bienestar, desarrollo y prosperidad del pueblo.

El aporte de la biotecnología cubana y de otros sectores de la ciencia ha resultado determinante. Nuestros talentosos científicos, con sus investigaciones y productos farmacéuticos de nueva creación, han derrotado literalmente a la muerte. Mientras en el resto del mundo el 80 % de los pacientes graves y críticos muere, la ciencia y la Medicina cubana han salvado el 80 % de los pacientes críticos y graves contagiados por el virus sars-cov-2. Y esto se ha logrado sin renunciar a la práctica internacionalista de compartir lo que tenemos. La descomunal y mendaz campaña del Gobierno de los Estados Unidos contra la colaboración médica cubana, que privó de servicios de Salud a poblaciones vulnerables de Brasil, Bolivia y Ecuador, donde la pandemia está provocando fuertes estragos, ha sido derrotada. En este instante, 34 brigadas médicas cubanas, integradas por más de 2 500 cooperantes, contribuyen de manera solidaria a mitigar el impacto de la pandemia en 26 naciones, a pedido de sus gobiernos.

Ellos se suman a los más de 28 000 profesionales de la Salud que ya prestaban servicios en 59 países antes de la COVID-19.

Ninguno de esos aportes es reconocido por el Gobierno de los Estados Unidos, cuya administración ha recrudecido el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba con nuevas medidas coercitivas dirigidas a dificultar aún más el esfuerzo nacional de enfrentamiento a la pandemia y para la recuperación.

Excelencias y amigos:

La paz y la seguridad regionales también se encuentran amenazadas. La administración norteamericana rehusó pronunciarse públicamente y con claridad ante un acto terrorista ocurrido en la capital de ese país contra la Embajada de Cuba, lo que confirma la actitud de complicidad y contubernio con quienes promueven actos violentos contra nuestros países, y ratifica que el lenguaje agresivo e incitador de posiciones extremas y violentas cumple objetivos estratégicos del actual gobierno estadounidense.

En lugar de atender las justas demandas de decenas de miles de personas que, dentro y fuera de los Estados Unidos, se pronuncian pacíficamente frente a los abusos policiales, el racismo, la xenofobia y el desprecio presidencial por los excluidos del «sueño americano», la actual administración insiste en dedicar recursos y energías a sus maquiavélicos planes de intervenir en Nuestra América.

La hermana nación venezolana ha sido víctima de múltiples agresiones en contravención de las normas y principios del Derecho Internacional, consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, y de los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Despierta indignación el carácter despiadado de las medidas económicas coercitivas que unilateralmente aplica el Gobierno de los Estados Unidos contra Venezuela. La persecución de buques mercantes constituye un acto de piratería moderna, que sienta un precedente funesto en la región en relación con las normas y regulaciones que rigen la navegación mercantil internacional.

Cuba reafirma su respaldo al presidente Nicolás Maduro y a la unión cívico-militar del pueblo bolivariano y chavista.

No menos repudiables son las medidas contra el pueblo de Nicaragua con el objetivo de impedir su bienestar y seguridad. Expresamos una vez más nuestra solidaridad con el Gobierno de Reconciliación y de Unidad Nacional de la hermana República de Nicaragua, presidido por el comandante Daniel Ortega Saavedra en su heroica resistencia frente a la injerencia y el intervencionismo.

Reiteramos nuestra solidaridad con los hermanos países caribeños, que padecieron los horrores de la esclavitud, la trata transatlántica y el saqueo colonial y neocolonial y que enfrentan hoy los retos resultantes del cambio climático, los desastres naturales, el injusto sistema financiero y la inclusión en listas de jurisdicciones no cooperativas, que ponen en peligro sus pequeñas economías. Demandamos para ellos un tratamiento justo, especial y diferenciado. El Caribe encontrará siempre en el alba-tcp una plataforma de articulación, cooperación y complementariedad para la defensa de sus legítimos reclamos.

Hermanos:

La realidad que afrontamos requiere solidaridad contra el egoísmo.

No hay modo de rendir, ni siquiera con la rodilla sobre el cuello, a los pueblos que aprendieron a respirar la libertad conquistada con la sangre de sus mejores hijos y se deciden a luchar unidos.

Estos tiempos difíciles deben motivarnos a continuar trabajando unidos, con más cooperación y concertación.

Este fue el sueño de nuestros predecesores y seguirá siendo una prioridad de nuestra Alianza. ¡Trabajando juntos, la victoria será nuestra, ahora y siempre!

Muchas gracias.

Fuente: Granma / RedGlobe

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.