A las calles, contra el golpe de estado!El Senado de Brasil aprobó este jueves el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, lo que implica la suspensión de su cargo durante seis meses, un hecho sin precedentes que se convierte en un golpe a la democracia brasileña debido a que la mandataria es acusada sin pruebas. La aprobación se dio con 55 votos a favor, 22 en contra y 1 abstención (de 78 de los 81 miembros del cuerpo colegiado), lo que significa que por mayoría se tomó la decisión. Cada senador tuvo 10 minutos para ejercer su derecho de palabra antes de votar.

La sesión comenzó a las 09H00 hora local (12H00 GMT) y se prolongó hasta la madrugada de este jueves cuando ya la mayoría de los senadores se había mostrado favorable a proceso.  En total el debate duró 20 horas.

El abogado defensor de Rousseff, declaró que »este juicio político no se justifica«. »La defensa de Dilma Rousseff afirma que no hay crimen de responsabilidad contra la mandataria«, dijo. Manifestó que el informe presentado por el relator del impeachment »justifica una intención política para inhabilitar a la presidenta«. Aseguró que »quiere construirse una fantasía retórica para destruir a una presidenta legítima«. »Hay un golpe con derecho a la defensa«, indicó.
 
A partir de ahora, queda a cargo del país el vicepresidente Michel Temer, uno de los impulsores, junto al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, del juicio político contra Rousseff. Si durante el juicio, que iniciará a mediados de mayo, se le considera inocente, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, podrá retomar sus funciones con pleno derecho y total normalidad. De declararse culpable, Rousseff es reemplazada hasta el fin de su mandato en 2018 por Temer, contra quien la Corte Suprema pidió también un proceso de impeachment. Temer pertenece al partido centrista Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que rompió su alianza con el Partido de los Trabajadores (PT).

El inicio de juicio político contra la jefa de Estado - sin contar hasta ahora con un sólo elemento de violación de ley - es un claro indicio de que se entierra el modelo de democracia representativa y se suplanta por un gobierno de los monopolios y grupos financieros. Este sería el segundo juicio de destitución en Brasil desde el fin del régimen militar (1964-85). El primero le costó el cargo al presidente liberal Fernando Collor en 1992.

La mandataria dará un mensaje a la nación este jueves a las 10H00 locales (13H00 GMT). A partir de este jueves, Rousseff dejará el Palacio del Planalto (sede del gobierno) y se dirigirá al Palacio de Alvorada, la residencia oficial, desde donde preparará su defensa.

Fuente: TeleSur / RedGlobe