Imprimir
España

pce mit sternLos malos resultados obtenidos por nuestras candidaturas de convergencia en las elecciones autonómicas de Galicia y Euskadi, ponen de manifiesto la necesidad de hacer un análisis en profundidad del ciclo político iniciado con las elecciones de Andalucía de 2019, adecuado a la actual coyuntura condicionada por nuestra participación en el Gobierno de Coalición y las consecuencias de la pandemia del Covid-19.

En un contexto de dificultades e incertidumbre para las familias trabajadoras de nuestro país, las elecciones muestran que nuestro proyecto federal no es lo suficientemente convincente para el electorado progresista de Galicia y Euskadi, donde la alta abstención supone además un importante factor para la reflexión. El resultado es que en ambas comunidades gobernarán políticos y políticas conservadoras, precisamente cuando más falta hace la aplicación de medidas basadas en los principios de igualdad, justicia social y redistribución de la riqueza. Por otro lado, es la izquierda nacionalista, representada por organizaciones sólidamente arraigadas, la que en buena medida recoge nuestro retroceso con un mensaje político claro en términos de proyecto de país.

Este ciclo electoral, marcado por el descenso de apoyos de nuestro proyecto, coincide con numerosos conflictos internos en Unidas Podemos en muchos territorios, donde las relaciones continúan siendo difíciles o escasas tras más de 4 años de puesta en funcionamiento del proceso de convergencia, conflictividad que incluso ha provocado escisiones muchas veces aireadas y amplificadas por los medios de comunicación. En paralelo, constatamos la debilidad organizativa y la escasa implantación territorial del espacio de Unidas Podemos.

Consideramos necesario consolidar los procesos de unidad popular desde la base de la actual Unidas Podemos, ampliando y profundizando este proyecto de convergencia política con sólidas alianzas políticas y sociales. Profundizando también en el desarrollo organizativo desde la base, impulsando estructuras democráticas y participativas en todos los niveles a fin de normalizar el entendimiento en cada territorio entre las diferentes organizaciones que participan de la convergencia política.

Al mismo tiempo tenemos que ser conscientes de que los próximos meses van a ser determinantes en la lucha por la defensa de una salida socialmente avanzada de la crisis provocada por la pandemia , por lo que hacemos un llamamiento a que el Partido en todos los niveles se implique en la movilización social y política que defensa la aplicación del acuerdo programático del Gobierno de Coalición, frente a quienes van a utilizar todos los métodos, incluido nuestros malos resultados electorales, para devaluar la presencia de UP en el Gobierno.

Los próximos meses van a resultar claves en los debates en torno a la reconstrucción del país en medio de una pandemia que no acaba de desaparecer. El PCE seguirá defendiendo las medidas que considera imprescindibles para un cambio estructural en nuestro país. Uno de los principales ámbitos que tiene que ocupar la actividad de los y las comunistas es el de la recuperación de la soberanía productiva española, que se traduce no solo en la defensa de los puestos de trabajo en una industria cada vez más mermada, sino en el impulso legislativo para la regulación del teletrabajo o de defensa de los trabajadores autónomos y, por supuesto, para el desmantelamiento de la reforma laboral.

Finalmente, es fundamental reconocer el trabajo que en esta campaña ha desarrollado la militancia comunista, de Izquierda Unida y de las distintas organizaciones que forman parte del espacio de Unidas Podemos. Su compromiso y dedicación es uno de los elementos sobre los que se tiene que fortalecer el espacio político. Nos toca a todos y todas estar a la altura del momento histórico que la clase trabajadora de nuestro país requiere.

Secretariado del Comité Central del PCE

Fuente: PCE / RedGlobe

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.