Imprimir
España

El 3 de julio se ha reunido el gobierno PSOE-UP, encargado de gestionar los intereses de la oligarquía, con los denominados agentes sociales, CEOE y CEPYME en representación de la gran y mediana burguesía, y los sindicatos CCOO y UGT en representación de la clase obrera; estos últimos que desde sus cúpulas de alta dirección dejaron de considerase herramientas de confrontación y lucha de clases para auto proclamarse agentes sociales.

Este “penúltimo encuentro” tiene como objetivo político cimentar el gran pacto social que en breve será acordado y aprobado en las instancias parlamentarias y jurídicas de la dictadura del gran capital.

Pacto Social que no tan solo se centrará en cuestiones de carácter laboral, aunque sean estas el principal objetivo. En esta ocasión, debido a la agudización de la crisis general del sistema, la burguesía necesita que se profundice en la necesaria “paz entre clases”, paz social. Más allá de lo publicado en la letra impresa, éste deberá dirigirse a conseguir un gran consenso social que garantice a la oligarquía una estabilidad política que no ponga en peligro sus objetivos inmediatos de recuperación económica, y que no facilite el posible cuestionamiento del capitalismo que puede generarse con las previsibles movilizaciones que se darán en el próximo otoño.

El papel del autodenominado “gobierno de progreso” formado por PSOE, Podemos, IU y PCE, es el garante de que esta “paz social” no se vea alterada por las legitimas aspiraciones del pueblo trabajador, para lo que una vez más cuentan con la necesaria y traidora complacencia de las cúpulas dirigentes de CC.OO y UGT; los unos y los otros, cada cual en su papel político y social, mantienen un doble y hasta triple discurso, por ejemplo el PCE, con toda la carga de hipocresía posible, al tiempo que se manifiesta verbalmente contrario a determinados aspectos de estos pactos, se mantiene impasible ante la agresivas políticas llevadas a cabo por el gobierno del que forma parte.

Es necesario denunciar que, desde hace bastante tiempo, CC.OO y UGT, en un  ejercicio de abandono de posiciones de clase, sus dirigencias centrales están garantizando el “efecto dormidera” entre sus afiliados; los que hoy aún consideran que éstos, sus sindicatos, trabajan encaminados a la defensa de los intereses de la mayoría obrera.

Asimismo, hay que denunciar que este gobierno ha incumplido la oferta electoral de derogación de las leyes laborales. UP, en una manifiesta traición a su electorado y afiliados, una vez conseguidas las carteras ministeriales, ha cambiado su discurso con el ya manido argumento de conseguir entre lo ofertado lo menos malo, que no deja de ser muy malo para el pueblo trabajador.

¿Es suficiente con la denuncia verbal de estos y otros pactos llevados a cabo entre la oligarquía y los llamados agentes sociales? La respuesta es contundentemente NO. Se hace necesaria la organización, en un amplio acuerdo de los Partidos Comunistas y revolucionarios, Sindicatos de clase y estructuras orgánicas de la clase obrera y capas populares. Hoy es una necesidad imperante la puesta en marcha del FOPS, Frente Obrero y Popular por el Socialismo, organización de clase con la que derrotar las intenciones de la oligarquía y sus lacayos gobiernos, Frente desde el que la clase obrera y sus aliados comiencen a conformar poder político, desde el cual cambiar la tendencia actual de opresión y explotación del pueblo obrero y trabajador.

La Clase Obrera, el pueblo trabajador, no puede seguir depositando su confianza en sujetos políticos y sindicales que una y otra vez se sitúan bajo el faldón del gran capital facilitando que la dictadura de clases sea favorable a la burguesía.

Desde el PCPE no tan solo denunciamos públicamente estos pactos y acuerdos entre el sector oligárquico de la burguesía y los siervos del capital. Trabajaremos para que en lo mas breve posible el FOPS sea una realidad práctica; el PCPE continúa emplazándose en su línea y trabajo político que posibilite la unidad de acción de todos los partidos y estructuras obreras y populares.

A 9 de julio de 2020.

Fuente :

PCPE – Partido Comunista de los Pueblos de España

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.