Sábado, 19. Enero 2019

pce mit sternLa crisis social y política que ha estallado en Francia con la revuelta de los chalecos amarillos es otro episodio del profundo malestar presente en toda Europa. Desde hace más de una década, la Unión Europea está gobernando una situación de emergencia social, para la que sólo ha impulsado leyes regresivas e impopulares destinadas a preservar los frutos de la codicia empresarial de un capitalismo mezquino incapaz de afrontar el futuro de la gente común. Como en las instituciones europeas, Macron llegó para entregar a los tiburones del mercado, a las empresas, los restos de la propiedad pública que subsisten de la cultura democrática y de los movimientos progresistas que modelaron la vieja Europa de posguerra; compareció ante los franceses para liquidar los sectores que permanecen en manos del Estado, para imponer y abrir vías de negocio y enriquecimiento para los empresarios.

Las clases asalariadas blancas, una gran parte de ellas reconvertidas en “clases medias” por un consenso con el capitalismo de bienestar, durante un periodo largo de tiempo del siglo pasado, han visto como “el sueño del bienestar” (pleno empleo, sobre todo masculino); posibilidades de acceso a las universidades para hijos e hijas; garantías de sistemas públicos y eficientes de seguridad social; rentas adecuadas para poder sentirse parte de la “sociedad de propietarios”, -cada vez en mayor medida provenientes de la finanzas/deuda-; pensiones que puedan seguir garantizando un determinado nivel de consumo; prestaciones en los casos de desempleo y en otros estados de necesidad… se les ha esfumado y que esa utopía del crecimiento sin límite y a la vez el consumo insostenible, les ha demostrado la gran estafa del capitalismo, cuando dicen que “el futuro siempre y necesariamente será mejor”.

Hoy, el 14 de diciembre, los afiliados de la FSM por todo el globo reiteraron su solidadidad internacionalista en la práctica con el pueblo y los trabajadores franceses en lucha.

Sindicalistas de clase, trabajadores pioneros de cada sector protestaron frente a las embajadas y consulados franceses por los cinco continentes, contra las medidas antipopulares, impuestas por el govierno burgués de Macron.

Por Kemal Okuyan, Primer Secretario del Partido Comunista de Turquía

Las protestas comenzaron el 17 de noviembre para oponerse al aumento de impuestos sobre del combustible. Tanto el líder fascista, Marine Le Pen, como el “izquierdista” Jean-Luc Melenchon han sido vocales en respaldar las demandas de los manifestantes.

Hoy, el 13 de diciembre, sindicalistas militantes de la FSM y su afiliado griego, el PAME, iniciaron las actividades de solidaridad internacional con el pueblo y los trabajadores de Francia que vienen luchando contra las políticas de la UE, el FMI y el Banco Mundial, implementadas por el gobierno antipopular de Macron.

Los y las sindicalistas se reunieron por la mañana en las puertas de la embajada francesa en Atenas, gritando contra las medidas antilaborales en Francia.

El jueves 13 de diciembre, una delegación de la FSM, la Federación Sindical Mundial, del PAME, el Frente Militante de Todos los Trabajadores en Grecia y del MAS, el Frente Militante de Estudiantes, se manifestaron frente a la Embajada de Francia en Atenas, expresando su Solidaridad con la lucha de los sindicatos, los trabajadores y los jóvenes de Francia y con su gran huelga el 14 de diciembre.

El Frente Militante de Todos los Trabajadores (PAME) denuncia la brutal muestra del autoritarismo del gobierno francés, con la violenta represión y los cientos de arrestos ¨preventivos¨ que se llevaron a cabo a causa las manifestaciones que tienen lugar en estos días.

Al igual que en Francia así que en Grecia y en toda Europa, las medidas antilaborales y las políticas antipopulares van mano a mano con la represión e intimidación estatal.

La Federación Sindical Mundial (FSM) expresa su solidaridad con los trabajadores y pueblo de Francia que están luchando contra la política de altos precios y de tributación excesiva del gobierno francés y al mismo tiempo están protestando contra las políticas antilaborales de la Unión Europea y el FMI. El movimiento sindical de clase internacional suma su voz a la de la juventud obrera en Francia, con los sin techo, los desempleados, los nuevos pobres, los inmigrantes, por un mundo sin explotación capitalista.

CGTDesde CGT nos unimos a los colectivos de apoyos, medios libres, organizaciones e individu@s, nos levantamos en contra de la decisión del estado Francés de desalojar con fuerza a los y las habitantes de la ZAD quienes construyen desde años una nueva experiencia autónoma y autogestionada, del vivir juntos construyendo un otro mundo posible.

Real time web analytics, Heat map tracking

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.