Martes, 27. Junio 2017

Banderas a media asta. Foto: Álvaro Ruiz // JCCM (CC BY-SA 2.0) Banderas a media asta. Foto: Álvaro Ruiz // JCCM (CC BY-SA 2.0) La última aberración político-religiosa que sale a la luz: en todos los cuarteles de las fuerzas armadas hondea a media asta la bandera del estado espanol »por la muerte de Cristo«. Solo un ejemplo más de una relación intricada que viene de lejos y que avergüenza a muchos ciudadanos

Publica eldiario.es que durante la semana santa, que para los cristianos representa el período de penitencia de Jesucristo, las banderas del estado han de permanecer a media asta »en todas las unidades, bases, centros y acuartelamientos«. En realidad hay un real decreto que lo regula y explicita que solo se realice en días de luto nacional o cuando mueren el rey, el presidente o algún militar en acto de servicio. Al gobierno de Mariano Rajoy (del partido postfranquista PP), sin embargo, le gusta este acto esperpéntico. Ya hubo varias preguntas parlamentarias al respecto y ni caso.

Cuestiones como que la por entonces presidenta de Castilla La Mancha Maria Dolores de Cospedal (PP) y actual Ministra de Defensa apareciese con una mantilla en el vaticano, no pasarían de ser cuestiones folclóricas si no fuese porque lo hacía en función de presidenta, mezclando actos religiosos con los de gobierno. A su favor hay que decir, que dentro del PP hay toda una serie de políticos que han dado lugar a situaciones más que bochornosas, como cuando la actual Ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez agradeció a la virgen del rocío su ayuda »para salir de la crisis«.

La Ministra de Defensa nombró este mismo mes al nuevo jefe del Estado Mayor del Aire, Javier Salto. El general pronunció las siguientes palabras durante su juramento: »Prometo tener presente a Dios en todas mis decisiones.«

La relación del PP con la iglesia no es solo vergonzosa, sino en algún caso, incluso cercana a la ilegalidad. El ex-Ministro del Interior del PP Jorge Fernández Díaz, conocido por su mano dura contra manifestantes, por ejemplo, concedió una medalla de oro al mérito policial a la Virgen del Amor, algo que el Tribunal Constitucional llevó a juicio, pero que la Audiencia Nacional avaló como legal. Varias asociaciones laicas han recurrido la sentencia ante el Tribunal Supremo.

A pesar de que esta medalla ya se encontraba en entredicho por la justicia, el actual Ministro del Interior, el político del PP Juan Ignacio Zoido, volvió a conceder una medalla al mérito policial a un ente religioso, en este caso la cofradía del cristo de la legión. La Legión Española es una fuerza militar del ejército español que durante la guerra civil formó parte del golpe de estado dirigido por el general fascista Francisco Franco en contra del gobierno legítimo de la república. Hace poco un video, en el que se veía a varios miembros de este cuerpo, dio que hablar en las redes sociales: un grupo de legionarios fueron a un hospital infantil a cantar a los menores, afectados por enfermedades terminales, una canción cuya letra decía »Soy el novio de la muerte«. El grupo justificó la acción asegurando que querían acercar a los niños la existencia del “Cristo de la Buena Muerte”. Cuando en las propias comisarías hay en muchos casos una capilla y se celebran misas, algo debe estar fallando.

En estas fechas de semana santa, en que los cuarteles tienen la bandera a media asta »por la muerte de Cristo«, muchos menores son aleccionados, incluso en las escuelas públicas. Otros, a partir de los 16 o 17 incluso participan en algunas procesiones, cargando pesos considerables en espaldas que aún no están formadas, con los consiguientes problemas de salud que pueden derivarse de ello. La ley no les protege como menores, sino que lo deja a elección de los progenitores. La hermandades de semana santa tienen tanto poder, que en ocasiones pueden incluso proponer indultos que luego firma el Ministro de Justicia.

Es bien conocido, por otro lado, que la iglesia católica no paga los impuestos que le corresponderían según lo aprobado por el congreso de los diputados. El Gobierno del PP, por su parte, no hace ningún tipo de presión a las autoridades religiosas para que cumplan la ley y se limita a dejarlos hacer, probablemente porque es obvio que la iglesia suple carencias que el estado, en parte gracias al propio PP no cubre. En lugar de estado social, el PP prefiere la caridad. En lugar de ciudadanos, siervos del señor. La veterana periodista y escritora Maruja Torres, lo resumía a la perfección: »En ciencia hemos sufrido un recorte de 600 millones de euros, en religión, cero.«

Fuentes: eldiario.es, El Confidencial, El Mundo, kaosenlared, Público, El País, laicismo.org, boe.es / RedGlobe

Real time web analytics, Heat map tracking
Ähnliche Beiträge

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.