Imprimir
Categoría: España

pcpeCuarenta y cuatro años después de su muerte, y por decisión de quiénes se apoyaron en sus crímenes para restituir la monarquía de los Borbones y garantizar la continuidad de la dictadura del capital en España, sale del Valle de los Caídos la momia del mayor asesino de la historia de este país.

En ningún caso, en ninguno de los países que se puedan asimilar al nuestro, se produjo nunca en la historia un genocidio tan brutal como el que los militares fascistas españoles, dirigidos por el sanguinario Francisco Franco, realizaron contra su mismo pueblo.

No fue una guerra de intervención en otro país, fue una guerra contra la clase obrera y contra el pueblo, y los crímenes cometidos no tienen comparación en la historia. Asesinatos en masa, la sangre corriendo a ríos por las calles de Badajoz, el bombardeo de Guernika, las trece rosas, las desapariciones, los paseos, las ejecuciones al amanecer,115.000 personas en cunetas y fosas comunes, 500.000 exiliados y exiliadas, 200.000 sentencias de muerte en los años siguientes al fin de la guerra, prisiones masificadas y hambreadas, campos de concentración, represalias y torturas de todo tipo. Sobre ese criminal episodio histórico, y sin que ninguno de sus protagonistas haya pagado con un solo día de cárcel, se construyó la monarquía parlamentaria española.

El criminal y genocida Franco sale del Valle de los Caídos, pero se mantiene la impunidad del franquismo y sus criminales, los juicios sumarísimos, el no reconocimiento jurídico de las víctimas. Sale la bestia y se conserva el símbolo del mayor monumento de exaltación al fascismo y de culto ultracatólico de honra a los verdugos y humillación a las víctimas del fascismo, con la gran cruz que simboliza al nacional-catolicismo y la tumba del fascista José Antonio Primo de Rivera.

Asistimos a toda una campaña propagandística de exhumación de la momia como acto final de su llamado “cierre del círculo democrático” , campaña que realmente esconde tras de sí la complicidad y consenso de los partidos del régimen y sus órganos de legalidad burguesa, para seguir manteniendo la impunidad del franquismo y los pilares que lo sustentaron.

No es ninguna heroicidad sacar a la bestia de su monumento cuarenta y cuatro años después. Ante la crisis desesperada del bloque de poder burgués, y como parte de su podrida campaña electoral, sacan la momia para trasladarla a otro enterramiento privilegiado. Mientras, en Catalunya, los cuerpos represivos aplican a golpe de porras y pelotas de goma la misma vieja política represiva del bloque histórico de poder. La misma política que siempre fracasó y se demostró una vía inútil y sin salida. Como fracasará también en esta ocasión.

Secretariado Político del Comité Central del PCPE

23 de octubre de 2019

Font:

Partit Comunista del Poble de Catalunya

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.