Martes, 22. Mayo 2018
El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, pidió esta mañana desde Pamplona a la dirección del PSOE que “reconsidere su negativa” a apoyar la reforma de la ley electoral que se quiere impulsar desde el Congreso.
 
Garzón ya ha apuntado que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se comprometió personalmente con él a abordar esta cuestión. Le ha recordado también que sí se mostró favorable a estos cambios en el seno socialista durante su pugna con Susana Díaz para liderar el partido.

El máximo responsable de IU compartió rueda de prensa en la capital navarra con la coordinadora de la formación en esta comunidad (IUN-NEB), Marisa de Simón, antes de seguir con su apretada agenda del día. Ésta incluía un encuentro con estudiantes en la Universidad Pública de Navarra ya celebrado por la mañana y una asamblea abierta en el Colegio de Médicos esta tarde.

Garzón cree que la reforma electoral también interesa a los socialistas si tienen intención de volver al gobierno. Eso sí, dejó claro que deben entender que “nunca más este país lo va a gobernar un solo partido”, de ahí que la ley electoral deba “reflejar la realidad y la pluralidad” que de verdad existe.

Insistió en la necesidad de “tener un Parlamento que refleje de la forma más exacta posible la pluralidad de ideas que hay en la sociedad española”, frente a una norma electoral que se arrastra desde hace más de tres décadas y que “privilegia muy especialmente a la derecha y al PP”, además de permitirles gobernar “incluso cuando no tienen ese reflejo en la sociedad”.

El coordinador federal de IU se mostró “cauteloso, pero queremos ser optimistas” en que se pueda avanzar en los cambios necesarios, para lo que se necesita que “el PSOE esté por la labor de cambiar la ley electoral, algo tan sencillo como cumplir su programa electoral”.

Alberto Garzón aclaró que Izquierda Unida presentará su propia propuesta en el marco de las negociaciones entre todas las formaciones que han decidido implicarse con el objetivo de “acercar nuestro sistema electoral a una persona un voto”. Detalló que esta propuesta propia no incluirá puntos que impliquen reformar la Constitución, ya que ello “requeriría el concurso del PP y eso lo hace políticamente inviable”.

Reiteró el respaldo a cambiar el sistema de reparto D'Hont por otras formas “más proporcionales”, tal y como lleva exigiendo Izquierda Unida desde hace cerca de 30 años. Para refrendarlo, recordó que en las últimas elecciones en que IU se presentó en solitario cada escaño al Congreso le costó 500.000 votos, frente a los cerca de 60.000 que necesitó el PP, una “asimetría abismal e injusta”.

Garzón señaló también que “nuestro país vive una situación excepcional”, en la que el Congreso está “absolutamente paralizado” a pesar de que el Gobierno del PP está en minoría y existe un Parlamento “que podría legislar incluso en contra del propio deseo del Gobierno”.

Criticó que el Ejecutivo de Rajoy “veta sistemáticamente casi todas las propuestas que proceden de la oposición y, cuando no puede, usa su mayoría absoluta en la Mesa del Congreso para prorrogar indefinidamente el plazo de enmiendas y así impedir que salga adelante cualquier alternativa”.

Ante este panorama advirtió de que “si no somos capaces de construir una alternativa desde la izquierda, que va a ser siempre confluyente y plural, el PP y Ciudadanos van a definir este país para las próximas décadas”.

Fuente:

Izquierda Unida

Real time web analytics, Heat map tracking
Ähnliche Beiträge

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.