Miércoles, 20. Febrero 2019

La Federación Sindical Mundial, que representa a más de 95 millones de miembros en los cinco continentes del mundo, denuncia las políticas anti-obreras y autoritarias del govierno de Duterte.

La ” Quiebra de Hanjin” reafirma la naturaleza de la crisis estructural capitalista que afecta a las vidas de los trabajadores y de los estratos populares tanto en Las Filipinas como en todo el mundo.

La reacción del govierno sobre la ” Quiebra de Hanjin” muestra, una vez más, la orientación anti-obrera y el servicio de las ganancias capitalistas, permaneciendo indiferente sobre los derechos de los trabajadores afectados y sus beneficios.

La FSM y el movimiento sindical internacional expresa su solidaridad con los trabajadores de Hanjin y exige que se garanticen sus intereses. Hacemos un llamamiento a las clase obrera de Las Filipinas para juntarse a los rangos del movimiento internacional sindical de clase y luchar contra la política que amplia la pobreza, la desigualdad e inseguridad social, aumenta el subempleo y el trabajo flexible y reduce el nivel de vida.

El Secretariado

Fuente:

Federación Sindical Mundial

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.