22 | 11 | 2019

Dos meses después del inicio de las protestas en Sudán, el levantamiento popular contra el régimen dictatorial, resiste. Para entender la situación del país, debemos analizar que, aunque el desencadenante de las protestas ha sido el precio del pan y la gasolina, la frustración subyacente que ha alimentado estas movilizaciones es profunda e histórica.

Llamada urgente a la solidaridad con el Partido Comunista de Sudán.

Jartum 19 de enero 2019

Varios vehículos militares con soldados y miembros armados de las fuerzas de seguridad han rodeado la sede del Partido Comunista de Sudán hoy por la tarde.

Acusado por la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y genocidio en Darfur, el poder de Al-Bashir se ha deteriorado desde que, en 2011 y tras una larga guerra civil, el país se dividiera en dos y el nuevo país surgido de la partición, Sudán del Sur, se quedase con dos tercios de los yacimientos de petróleo, atrayendo así la atención de las potencias internacionales y regionales. A los conflictos armados y la represión, se añade una crisis económica que, siguiendo los dictados del FMI, está conduciendo a Sudán a la bancarrota. Con una inflación de más del 70 por ciento, y grandes dificultades para que los sudaneses puedan comprar alimentos, medicinas y gasolina, e incluso para que los trabajadores puedan cobrar sus salarios, la población ha llegado al límite de su resistencia. Las protestas masivas en Sudán son una consecuencia de la crisis económica, que ha incrementado los precios, y por las imposiciones del FMI tienen una evidente dimensión política.

El Partido Comunista de México demanda la inmediata libertad del camarada Muhammed Mokhtar Alkhatieb, Secretario Político del Comité Central del Partido Comunista de Sudán, así como otros cuadros del Partido y del movimiento obrero y popular, detenidos la madrugada del 17 de Enero en Sudán.

 

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.